Expatriación: cuestiones a tener en cuenta durante las negociaciones con la empresa

Expatriación: cuestiones a tener en cuenta durante las negociaciones con la empresa

by Abogado Laboralista Madrid, 15 febrero, 2018

La expatriación se ha convertido en una práctica cada vez más habitual en las empresas multinacionales y ello debido a que a través de la misma se consiguen mejorar los ratios de competitividad en un mundo cada vez más global.

Nuestro equipo de Abogados Laboralistas aborda en este artículo aquellas cuestiones que puede plantearse el futuro trabajador expatriado y la mejor estrategia a seguir en la negociación que mantenga con la empresa a ese respecto.

1.- Estrategia en la negociación

El primer dato que debe tener en cuenta el trabajador, es que la empresa está interesada en cubrir un puesto de especial relevancia en el extranjero por lo que el trabajador debe negociar desde una posición de fuerza.

Lógicamente, esto no implica que pueda exigir cualquier tipo de “capricho” sino más bien, que puede y debe velar por sus derechos en el país destino y por sus condiciones de retorno.

En ese contexto, las negociaciones deben atender a las distintas dimensiones del expatriado que entran en juego durante el proceso (ámbito personal, profesional, familiar, social, cultural, etc.).

2.- Condiciones en el país destino

A la hora de abordar las condiciones de expatriación, el trabajador debe comenzar solicitando a la empresa información sobre el país destino, ya que, de esta manera, podrá visualizar qué necesidades debe contemplar el acuerdo que van a suscribir.

Teniendo claro lo anterior, el futuro expatriado estará en disposición de valorar qué cuestiones debe priorizar en el marco de las negociaciones.

Respecto a los beneficios extra-salariales más extendidos en este tipo de situaciones nos encontramos con los siguientes:

  • Seguro médico internacional: Es importante verificar la cobertura, ya que en muchos casos resulta insuficiente, sobre todo, en comparación con el sistema de salud que tenemos en España. La recomendación es solicitar un seguro cuyas coberturas sean, en la medida de lo posible, prácticamente idénticas a las de Seguridad Social Española.
  • Vivienda: Generalmente el importe se calcula en función del porcentaje de sueldo que el expatriado dedica a la vivienda en su país de origen y al coste de la misma en el que está expatriado.
  • Colegio: Este punto también resulta fundamental, por ello, es imprescindible verificar cuál es el sistema educativo del país destino y cuáles son las mejores instituciones para matricular a los hijos del expatriado.
  • Transporte de bienes personales: Lo normal es que la empresa asuma los gastos de transporte de bienes personales, incluido el mobiliario de la vivienda. Las fórmulas son muy variadas, por lo que el trabajador debe valorar la que más se ajuste a sus necesidades.
  • expatriados-2Viajes al país de origen: Este beneficio consiste en cubrir los gastos de desplazamiento de toda la familia al país de origen una vez al año. Esto es lo habitual, ahora bien, se puede pactar más de un viaje al año.
  • Vehículo: En este caso, las empresas suelen ofrecer un vehículo que se adecúe a la categoría profesional del puesto que ocupa el expatriado.
  • Gastos extras: Dependiendo del país destino, medidas de seguridad y protección, seguros de vida y accidentes

3.- El retorno

Otra de las cuestiones que debe plantearse el trabajador expatriado es el retorno, siendo fundamental dejar “blindados” los siguientes aspectos de su relación laboral:

  • Salario: Lo habitual es pactar que se mantenga el salario que tenía el trabajador antes de su desplazamiento con las correspondientes subidas conforme a la normativa de aplicación. Lógicamente esto es un mínimo, ya que en muchos pasos se pacta subidas salariales para cuando el retorno sea efectivo.
  • Movilidad geográfica: No son pocas las ocasiones en que el trabajador que retorna se encuentra con que el empresario tiene la intención de desplazarle a otro centro de trabajo sobre la base de que su puesto se ha amortizado. Resulta por tanto vital pactar que una vez que se produzca el retorno, el trabajador tendrá derecho al mismo puesto de trabajo y con las mismas condiciones que tenía antes de producirse la expatriación.
  • Despidos: En cuanto a este punto, también sería conveniente pactar algún tipo de blindaje, ya que el trabajador que retorna corre el riesgo de que la empresa decida amortizar su puesto de trabajo.

Sin comentarios


    Dejar comentario

    Your email address will not be published Required fields are marked *

    *

    Entradas destacadas